El proyecto

Proyecto de intervenciones en la cristalera del 68

Me planteé la posibilidad de realizar estas intervenciones a partir de la observación durante un año de una vidriera que el bar 68, muy cercano a mi casa, brinda para colocar propaganda de todo tipo. Allí se anuncian oficios y servicios de lo más dispar, aparte de los festivales y carteles institucionales (que suelen también explicar una cotidinanidad de músicos mal pagados, o muy bien pagados). La lectura que se obtiene de ese escaparate en constante mutación nos da una visión bastante cruda y descarnada de los intentos de supervivencia de la población civil en el nivel trueque/dinero negro, mediante propuestas que van de ayudar a tener autoestima hasta reparar una persiana. He detectado en muchos de esos anuncios referencias obvias a la desesperación y el estrés de las clases trabajadoras, tanto en el emisor como en el receptor, y concentro en esos sufrimientos el ámbito de mis intervenciones. He debido aplicar cierta violencia simbólica y del lenguaje, sin duda, bajo la idea de que hay aspectos de nuestra vida actual, la sumisión que conlleva y la dependencia de una situación político-social extremadamente cruel, que pueden atemorizar menos si usamos el sentido del humor. Pienso que es mucho más lo que podemos hacer sobre nosotros mismos de lo que creemos y el humor es imprescindible para ser contemporáneo de uno mismo y no vivir una vida contada por otros. Por ello introduzco elementos humorísticos en la serie de manera que una lectura atenta permita comprender que se trata de una ficción, satírica, irónica o surrealista. Dichos elementos clave o “de contraste” se hallan en todas las intervenciones.

Algunos detalles:

En la primera de las intervenciones, la dirección de correo electrónico que aparecía en las tiras era real. Hubo que reponer tres veces el anuncio ya que las tiras de papel fueron arrancadas una y otra vez, pero lo cierto es que nadie escribió. El objetivo de poner una dirección real era, por una parte, poder explicar a los curiosos que se trataba de una acción artística y de paso conocer a quienes pudieran estar interesados en un taller así. Un interés sociopsicológico. Pero como nadie escribió y en cambio tengo constancia de que numerosos grupos de personas se fotografiaban con el anuncio, deduje que el público comprendía la intención humorística o artística (si es que se trata de cosas diferentes), y en las siguientes dos intervenciones, la dirección de correo electrónico era simulada. No fue un error grave, pero sí un fallo de coherencia.

Ahora, con esta página pública de documentación sobre las intervenciones, he pensado que lo mejor será poner la dirección real del blog y poder así dar la oportunidad a un diálogo con quienes vean las piezas y se interesen por ellas.

En el menú de la izquierda puedes conocer cada pieza en el contexto de la intervención e incluye un comentario sobre cada una de ellas. Así mismo, en “Para descarga” encontrarás los pdf originales, por si quieres imprimirlos y diseminarlos, esta vez con una dirección real en las tiritas de papel, que es la de este blog.

Me he propuesto que las intervenciones sean estacionales, cosa que más o menos voy consiguiendo.

 

Víctor Nubla

 

Estas obras están bajo una licencia Creative Commons.

creative-commons_3_bn

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s